Leonardo Bracho

     El mundo de la comunicación es de una amplitud indescriptible, con ciclos sin fin,  sin cierres al conocimiento y con novedades frecuentes. Es por ello que el experto capacitado en las interacciones y transmisión de información social debe contar con una óptima preparación en todos los ámbitos de la sociedad, si desea avanzar en su profesión. 

Como dice el periodista Gumersindo Lafuente: “Los periodistas tenemos la obligación de saber cómo funciona la tecnología porque si no la sabemos usar al final será la tecnología la que hará nuestro trabajo”. En este punto los comunicadores se caracterizan por ser personas adaptables al entorno, tanto a las necesidades como a las nuevas oportunidades, tecnologías y equipos con los que deben trabajar.

     No obstante, los comunicadores sociales del mundo digital deben poseer ciertas virtudes que le permitirán desenvolverse en todo su esplendor y atraer beneficios personales y a los medios en que efectúe, te dejamos las más resaltantes que debes trabajar para convertirte en todo un comunicador digital profesional:

– Investigar y organizar información: La figura del comunicador ofrece seguridad en lo que dice y comparte, asegurar fuentes y preparar contenidos verídicos es clave para ganar el grado de confianza en su palabra.

– Manejo multimedia: El comunicador digital emplea las fuentes y equipos electrónicos necesarios para llegar al público que desea. Utiliza múltiples formatos y dispositivos que le permiten difundir la información por la vía adecuada.

– Analítico: Debe tener la capacidad de analizar, gestionar y escoger la mejor información con el fin de brindar el contenido preciso a sus usuarios.

– Contenidos de valor: Ofrece información necesaria, de alta importancia y no cae en los vacíos informativos. Informa, entretiene y agrada a su público.

– Bidireccional: No permanece en un espacio individual de comunicación, ofrece interacción a las personas al generar retroalimentación e, incluso, debates, conversaciones, puntos de vista y juicios de valor de diferentes personas.

– Disposición: El comunicador no se estanca, debe estar siempre con la mayor disposición al cambio. Adapta sus técnicas de trabajo y recolección a las nuevas alternativas. Se mantiene atento y con la dispuesto a aprender algo más siempre.